¿Qué me transforma en tango?

 

Hace mucho tiempo atrás, cuando aún no trabajaba profesionalmente con el tango, tuve que resolver una cuestión: “¿por qué de una milonga a otra cambiaba tanto mi sensación?”. Era la misma milonga, con mismo dj, bailaba con las mismas chicas, anímicamente estaba bien, pero un día era maravilloso, en cambio el otro sentía que solamente me había movido. Movimiento coordinado con la chica y coherente con la música, pero sólo movimiento y eso… ¡No me interesa!. Me quedaba sin esa sensación de plenitud que había sentido en otro momento.

 

Mi explicación hasta entonces, era que el tango era un acto humano y por lo tanto dependía de factores internos que poco podía controlar. Disfrutar al máximo o no, era cuestión de “suerte”. Bueno ¡tampoco es que lo meditara demasiado!… No era grave.

 

Recuerdo que una vez, con un grupo de amigos fuimos a bailar dos días seguidos. El primer día fue maravilloso, una noche de ensueño, y al día siguiente he sentido un vacío muy grande ¡fue un verdadero desastre!. Al otro día y durante varios días, me puse a pensar y repasar los detalles de las dos noches y luego fui más atrás y me puse a pensar en: ¿que hacía y con quien bailaba en todas las milongas a las cuales solía ir?

 

En las siguientes milongas a las cuales fui, intente hacer un registro mental de lo que sucedía durante la milonga, sin dejar de lado la búsqueda del placer al bailar. Entonces llegue a la conclusión que para poder sentirme bien en la milonga y poder disfrutar  “debo transformarme en tango”. Esa fue la frase que usé en ese momento. Qué significa eso: debo permitir que mi cuerpo, mi relación con mi bailarina y la música entren lentamente en mi “Ser tanguero”

 

Me di cuenta que cuando bailaba con mucho movimiento y muchos contratiempos y cambios de velocidad, apenas llegado a la milonga, entonces entraba en bucle energético que, aunque divertido, era completamente superficial, vacío, vacío, vacío. Lo repito varias veces porque mientras escribo intento recordar situaciones donde he sentido ese vacío y lo vuelvo a sentir y no me gusta, porque “no es lo mismo coincidir con alguien que conectar con alguien” (no es una frase mía). Para bailar de manera coordinada y musical, solo hay que coincidir. ¡Eso no me basta! No me quiero sentir vacío, yo quiero y necesito conectar.

 

Entonces, para poder transformarme en tango, las primeras tandas solamente las caminaba, lenta y tranquilamente, permitiendo sentirme bien, confortable, sentir el confort de mi bailarina, conectar con ella y a partir de eso buscar la música de manera simple, entonces podía sentir esa sensación que siempre quería encontrar. Así durante la noche y mientras la milonga crecía y se desarrollaba, yo también crecía, me hacía más amplio y el movimiento comenzaba a llegar acompañado de esta base de confort mutuo y conexión profunda.

 

Esta es una anécdota que cuento a veces en mis clases. He aprendido mucho de tango, hablando de tango. Creo que a alguien le puede ser útil y pueda reconocer cuáles son los factores que pueden favorecer las buenas sensaciones durante la milonga. Supongo que habrá muchas formas de transformarse en tango. Una amiga me dijo que ella comenzaba su transformación en casa, mientras se duchaba, buscaba la  ropa que usaría, se vestía y se daba los toques finales. Por eso no necesitaba llegar temprano a la milonga, porque cuando llegaba ya era tango. En cambio a mi me gusta llegar temprano a la milonga, muy temprano porque necesito tiempo… ¡Siempre llego a las 22!

Mirándolo desde la distancia, nunca me transformé. Siempre fui. Lo que sucede es que siempre fui pero de manera diferente. Cuando llego a la milonga soy tango tranquilo, muy tranquilo, después soy tango, pero no se qué tango seré. Esa es la sorpresa de la noche.

Esta forma de relacionarme con la milonga la he practicado durante años hasta ahora y me ha dado muy buenos resultados. No me asegura que lograré encontrar lo que busco, pero las probabilidades de éxito son altas.

Luego, cuando me dedique profesionalmente al tango, empecé a hacer demos. Y aquí no hay tiempo para este proceso de transformación. Debo estar inmediatamente al 100%. Bueno, quizás es tema para otro post porque lo que me interesa por sobre todo, es el tango social.

Alexis 

 celineyalexistango.com

Facebook

 

Please follow and like us:
onpost_follow

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *